Acupuntura y tuberculosis

27 junio 2014

 

Tuberculosis

Algo que la medicina convencional no puede proporcionarte pero la acupuntura sí: tuberculosis.

Unos médicos chinos describen una infección transmitida por las agujas de acupuntura que afectó a 30 pacientes, dos de ellos graves, en este artículo:

Liu Y, Pan J, Jin K, Liu C, Wang J, et al. (2014) Analysis of 30 Patients with Acupuncture-Induced Primary Inoculation Tuberculosis. PLoS ONE 9(6): e100377. doi:10.1371/journal.pone.0100377

No se llega a esclarecer cuál es el origen concreto de la infección. Se trata sin duda de las agujas que se emplearon en los tratamientos de acupuntura. Afortunadamente, en China disponen también de medicina convencional y administraron potentes antibióticos a todos los pacientes sospechosos.


Pincha donde quieras

8 septiembre 2010

Si tenéis curiosidad por saber si la acupuntura es realmente eficaz os recomiendo mirar estos dos estudios: uno alemán sobre 1162 pacientes y otro norteamericano sobre 638

El primero es muy interesante, y no sólo por los resultados, sino porque explica detalladamente cómo se hace una prueba de este tipo y la cantidad de precauciones que hay que tener. Hace falta ser serio y minucioso. Supongo que la nacionalidad de los participantes ayudó.

El estudio compara la eficacia de la acupuntura para el tratamiento del dolor de espalda. Se comparan a la vez la acupuntura real, acupuntura falsa (los puntos donde pinchar se elegían al azar) y el tratamiento farmacológico habitual. Los acupuntores que participaron eran todos “de verdad” y tenían, como mínimo, dos años de formación. Las sesiones de acupuntura se realizaron bajo supervisión, de manera que no era posible charlar con el paciente de nada que no fuera imprescindible para el tratamiento. Esta precaución intentaba evitar que el acupuntor, voluntaria o involuntariamente, diera pistas sobra la autenticidad del tratamiento que estaba aplicando.

Los pacientes, por obligación ética y legal, fueron informados previamente de que podrían estar recibiendo un falso tratamiento. En ese caso, se les garantizaba que recibirían un tratamiento “auténtico” después del experimento. Yo creo que esta advertencia debió disminuir algo la eficacia de ambas acupunturas, que así y todo fue muy superior al tratamiento con fármacos. El problema es que ambos tipos de acupuntura tenían más o menos la misma eficacia. Conclusión: cualquiera puede practicar la acupuntura. Es cuestión de echarle jeta.

También hay publicado un metaestudio con parecidas conclusiones.

Es divertido leer cómo intentan defenderse los partidarios de la acupuntura:

-Es todo una conspiración orquestada por las farmacéuticas.

Como el argumento no es falsable, no merece la pena discutir mucho sobre él. Basta decir que los autores pertenecen a diversas universidades alemanas, uno de ellos pertenecía al Centre for Clinical Acupuncture and Research de Düsseldorf (espero que no lo hayan echado a la calle) y que el estudio ha sido financiado por las compañías de seguros, que son los que pagan los medicamentos y prefieren pagar acupuntura antes que tratamientos caros.

-No existe una única y verdadera tradición en acupuntura.

Los cinco pasos, regla fundamental de la práctica de la acupuntura, no siempre se emplearon en la medicina china. Dice G. Maciocia en su libro. Los fundamentos de la Medicina China (Aneid Press):

La teoría de los 5 elementos no siempre se aplicó en la M.T.C. El gran filósofo escéptico Wang Chog (27-97 d.C. ) criticó la teoría…. A partir de la Dinastía Han , la teoría comienza a decaer; tanto es así que el gran libro clásico de medicina escrito bajo la dinastía Han, por Zang Zhong Ping, “Tratado de las enfermedades debidas al Frío”, no habla en absoluto de los 5 elementos.
Un libro del periodo de los reinos combatientes, dice: Las 6 sedes del gobierno son: el agua, fuego, metal, madera, tierra y el grano. Así el grano fue considerado el 6º elemento.

Dicho de otra manera, que lo de la “tradición oriental milenaria” no es más que un cliché occidental. La medicina china evolucionaba, como la nuestra. Lo que se llama “medicina tradicional china” no es tal, sino una selección caprichosa para consumo de Occidente.

Y además, la medicina basada en dogmas y especulación no nos lleva a ninguna parte: Imaginaos que nadie hubiera intentado demostrar si la sangre circula o no, de manera que aún no supiéramos si Harvey y Servet tenían razón, y todo quedase reducido a una cuestión de “escuelas” y “tradiciones médicas”: unos médicos creen en la circulación de la sangre y otros no, depende del maestro con el que hayan estudiado. Las tradiciones son muy interesantes desde el punto de vista histórico y cultural y enriquecen el arte y el folklore, pero yo prefiero que la medicina sea una ciencia.

-No eran buenos acupuntores.

Aquí sugiere que los acupuntores eran demasiado occidentales y sus conocimientos sobre el tema eran superficiales. Si la buena acupuntura la hubieran ejercido médicos chinos de la más rancia tradición, sus resultados se hubieran distinguido claramente de la falsa acupuntura. Es tanto como decir que los conocimientos sobre acupuntura no son trasmisibles más que con un largo aprendizaje y que es incompatible con la mentalidad occidental. Es decir, que el número de verdaderos acupuntores en Occidente podría ser de 0.

De todas maneras hay algún estudio que compara falsa acupuntura superficial con acupuntura de la buena (pinchando más profundo y con “estimulación” de las agujas) y las diferencias son mínimas.

-La acupuntura funciona con animales y con niños pequeños.

Esto mismo se argumenta acerca de la homeopatía. Respecto a este particular, me faltan publicaciones que demuestren que, efectivamente, funciona como en adultos. Esta revisión Habacher et al. (2008) dice que las pretendidas evidencias veterinarias al respecto provienen de unos pocos artículos que, en general son de baja calidad.

Hay que aclarar que la acupuntura se aplica en animales de compañía, gatos perros y caballos; nunca se da sola, sino siempre en combinación con tratamientos convencionales y no se usa en ganadería productiva. Esto me parece significativo. Los ganaderos estarían muy interesados en curar a sus animales y prevenir sus enfermedades por procedimientos tan económicos como clavarles agujitas o darles homeopatía, sin embargo, sólo emplean productos farmacéuticos, vacunas y todas la eficaces armas de la “medicina tradicional” (frecuentemente a lo bestia).

Los ganaderos no tienen un trato familiar con el animal como el que tiene el dueño de un perro. Aquí la acupuntura ejerce su efecto placebo sobre el dueño, que se tranquiliza y deja que el animal se cure solo. Con los niños podría suceder algo parecido.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores