El sueño del psicoanálisis

Un sueño del capitán Haddock

Uno de los mitos de nuestra cultura podría ilustrarse gráficamente con la imágen de unos lobos blancos subidos a un árbol. Este es el sueño que un paciente contó a Freud y con el que el sabio vienés avanzó con pasos de gigante hacia el desciframiento del significado de los sueños. Al parcer, el paciente sufría una enfermedad crónico-depresiva probablemente hereditaria de la que Freud NO le curó, aunque lo trató durante cuatro años, pero eso sí… obtuvo los materiales con los que publicó Historia de una neurosis infantil en 1914. El triste destino de su paciente Serguéi Pankéyev, aunque sea lo de menos, puede consultarse en la wikipedia.

El dogma de Freud ha sido revisado, aunque no mejorado. En lo que se parecen el fundador del psicoanálisis y sus herederos actuales es en la facilidad con la que sacan conclusiones. Lo hacen a la misma velocidad a la que discurren, o incluso más deprisa. No se trata de plantear hipótesis y someterlas a prueba. El psicoanálisis ha obviado este engorroso trámite y pasa directamente a las conclusiones definitivas.

En un número de 2006 de la revista “Mente y cerebro” se dedica un artículo a la controversia y uno de los colaboradores, la psicoanalista Marianne Leuzinger-Bohleber, pone un ejemplo práctico de cómo trabaja con sus pacientes mediante la interpretación de sueños:“Por ejemplo, si un paciente sueña con un gigante bonachón que le sube a hombros cariñosamente, mientras que su sombra de ojos azul le recuerda sorprendentemente a la que usa su psicoanalista, se pone de manifiesto que el paciente se siente intranquilo inconscientemente por la apariencia pálida de su terapeuta, intranquilidad que sólo puede solucionar en sueños, y que se pone en relación con el conflicto infantil de una madre enfermiza a la que no se puede sobrecargar”. Sólo queda asentir ante tan certero diagnóstico y admirarnos ante tan fina capacidad deductiva. Y ésa es la linea general de los oniromantes que siguen los pasos de Freud, aunque con alguna concesión a la modernidad. Por ejemplo, dice la doctora Leuzinger- Bohleber:“Soñar con un agujero oscuro no tiene por qué simbolizar obligatoriamente los genitales femeninos”. Menos mal, porque llegaba a resultar pesada tanta fijación en los genitales. Los argumentos para ampliar las interpretaciones son tan escasos como los que sustentaban la interpretación vaginal. Simplemente es que los analistas de ahora no va tan salidos.

Lo último en interpretación de los sueños es el psicoanálisis lingüístico. Parece que la conciencia del sueño busca imágenes con las que disfrazar los contenidos sexuales haciendo juegos de palabras. Así, si soñamos con un cono no se trata de un pene, sino que nuestro inconsciente le ha quitado el sombrerito a la eñe.

Una metodología tan escurridiza y arbitraria hace fracasar cualquier intento de validar científicamente la interpretación freudiana de los sueños (véase Zimmer, D. E. 1993. Dormir y soñar. Ed salvat). Cuando se somete un mismo sueño a la interpretación de varios psicoanalistas los resultados son tan dispares que resultan más útiles para caracterizar a los analistas que al paciente. Probablemente esa es la razón por la que los psicoanalisas huyen de lo que llaman “cientifismo” y sienten fobia a la experimentación y la estadística.

Es posible que los sueños estén motivados, que tengan valor diagnóstico y no sean mero “ruido de fondo” de la mente, pero, desde luego, no serán los psicoanalistas los que nos lo aclaren.

Respecto a Freud, viendo sus escasos escrúpulos morales y científicos, no deja de ser preocupante que haya influido en tantos pensadores contemporáneos y que aún haya filósofos en activo que consideren el psicoanálisis como una aportación significativa al conocimiento de nuestra mente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: