Un manual marxista de los años treinta

Cuadernos de cultura 1932

Cuadernos de cultura 1932

Pio Baroja, escritor oficialmente olvidado en el País Vasco por no llevar una chapela lo bastante grande, retrataba muy bien a los nuevos conversos españoles al marxismo, allá por los años treinta. Alguna vez se decidió a discutir en la prensa algún punto de la nueva doctrina que se le antojaba arbitrario y recibió numerosas respuestas de perfectos iletrados que le mandaban callar porque “no entendía de eso”, es decir que carecía de la visión objetiva y científica de los cambios sociales que proporcionaba el marxismo. ¡Ah… el carácter científico! Recuerdo haber discutido acerca del carácter científico del marxismo con un marxista ortodoxo y la conclusión que sacaba es que los científicos debían modificar su definición de ciencia, que era aburguesada.

Veamos un poco de ese análisis científico sacado de un texto “de batalla” sobre el fascismo de 1932 (Santiago Montero Díaz, nº 53 de Cuadernos de cultura): “Hitler, demagogo sin el genio de Mussolini, ha querido hacer una servil imitación de lo italiano (…) añadiendo alguna nota o motivo demagógico, tal como la revisión de tratado de Versalles. …mal exterminarán al glorioso partido comunista alemán los hitlerianos, cuando no han podido los fascistas exterminar el modesto y agrietado partido comunista de Italia. …Hitler no reúne ni el talento ni la decisión audaz del duce, ha perdido, a juicio de los fascistas, ocasiones distintas de tomar el Poder y ha derivado su táctica hacia una actuación parlamentaria que podrá darle o no el Poder, pero que le llevará ya gastado a la conquista del Estado alemán.” ¡Que fino análisis! ¡que vista de lince! … además en todo el texto no hay ni una palabra referente al antisemitismo. En fin, los marxistas eran muy buenos haciendo predicciones sobre la evolución de las sociedades y luego explicando por qué no se habían cumplido. La predicción del pasado les salía mejor.

Quizá lo más triste de la lectura es el retrato que hace de la época: “Se oye hoy en boca de muchos –no queda otra solución fascismo o comunismo”…menuda tesitura. La República Española nació bajo un signo desgraciado. Fue un intento de convivencia democrática en una sociedad con poca clase media y en un momento en el que nadie creía en la democracia: ni las derechas ni las izquierdas. Lo que estaba de moda era el fascismo y la revolución soviética, la democracia burguesa pertenecía al pasado.

Anuncios

One Response to Un manual marxista de los años treinta

  1. Santiago dice:

    Lo que no ha sido acertado es escoger ese texto de Montero Díaz que, efectivamente, militó en las filas del partido comunista. Pero es qu no mucho después se afilió a las JONS de Ledesma, y acabó rompiendo con éste. De hecho, ya en los años 60 fue uno de los intelectuales perseguidos por el franquismo.
    Y aunque su trayectoria política haya sido errática, su enorme talla intelectual, como historiador, filósofo, crítico literario, etc. está muy por encima de cualquier comentario que se pueda hacer de él de forma tan rápida y gratuita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: