No amputéis a vuestros hijos si no sabéis estadística

El debate sobre la circuncisión se ha abierto a partir del momento en que pediatras y profesionales de la medicina advierten públicamente que se trata de una intervención innecesaria en la mayoría de los casos, que presenta complicaciones y que supone una pérdida de sensibilidad irreversible. Y que, en cualquier caso, los que quieran circuncidarse por las razones que sean, deben tomar su decisión debidamente informados acerca de todo esto.

Somos cada vez más los que estamos convencidos de que la circuncisión de menores de edad es una violación de sus derechos comparable a la ablación del clítoris. El problema es que en los EEUU la práctica está tan generalizada que la mayoría de los bebés son circuncidados sistemáticamente. Los médicos norteamericanos empiezan por fin a rectificar, pero hay profesionales que, por rutina, por desinformación o por prejuicios religiosos aún defienden las pretendidas bondades de la circuncisión. El principal argumento es que la circuncisión previene enfermedades de transmisión sexual. Aquí comprobaremos que no es cierto o, al menos, que la diferencia es tan pequeña que es irrelevante en un país desarrollado, y no justifica la circuncisión de recién nacidos si estos van a tener un mínimo acceso a la información sexual y se les van a enseñar desde la infancia las prácticas más elementales de higiene personal.

Un estudio realizado en Nueva Zelanda  parecía demostrar que la circuncisión protege de las infecciones de transmisión sexual, ya que su frecuencia disminuye a la mitad en los circuncidados. Este y otros trabajos parecidos cometían algunos errores estadísticos de bulto. El error consiste en no haber analizado las variables de confusión (Confounding variables).

Aquí hay un material preparado para enseñanza secundaria en Nueva Zelanda. Se trata de un ejercicio sobre datos estadísticos para alumnos de último curso. Con él aprenden a distinguir entre conclusiones correctas y conclusiones abusivas de un estudio estadístico. Está hecho sobre datos reales sacados de publicaciones médicas. Me admira el nivel de la enseñanza neozelandesa. Me gustaría que algún profesor de secundaria le echara un vistazo y me dijera si cree que los alumnos de último curso españoles estarían capacitados siquiera para ENTENDER el ejercicio.  Y no me refiero a traducirlo del inglés. Está publicado por STATLIT, una asociación que intenta luchar contra el analfabetismo estadístico.

Un uso correcto de los métodos estadísticos descarta que exista relación entre circuncisión y enfermedades de transmisión sexual. El factor clave es la promiscuidad y el uso de métodos preventivos (preservativo). En resumen, las razones supuestamente higiénicas no tienen fundamento. Lo de la mejora del rendimiento sexual masculino tampoco está demostrado y evidencia un intento de utilizar sesgadamente resultados científicos erróneos o inexactos para justificar una práctica salvaje y una visión ramplona y primitiva de la sexualidad.

Bibliografía

Bleustein CB, Fogarty JD, Eckholdt H, Arezzo JC, Melman A. Effect of neonatal circumcision on penile neurologic sensation. Urology 2005; 65: 7737

Collins S, Upshaw J, Rutchik S, Ohannessian C, Ortenberg J, Albertsen P. Effects of circumcision on male sexual function: debunking a myth? J Urol 2002; 167: 21112

Fink KS, Carson CC, DeVellis RF. Adult circumcision outcomes study: effect on erectile function, penile sensitivity, sexual activity and satisfaction. J Urol 2002; 167: 21136

Kim D, Pang MG. The effect of male circumcision on sexuality. BJU Int 2007; 99: 61922 (disponible completo)

Masters W, Johnson V. Human Sexual Response. Boston: Little Brown, 1966

Masood S, Patel HR, Himpson RC, Palmer JH, Mufti GR, Sheriff MK. Penile sensitivity and sexual satisfaction after circumcision: are we informing men correctly? Urol Int 2005; 75: 626

O’Hara, K & O’Hara, J., “The Effect of Male Circumcision on the Sexual Enjoyment of the Female Partner,” BJU International 83 Suppl. 1 (1999): 79-84 (disponible completo)

Sorrells ML, Snyder JL, Reiss MD et al. Fine-touch pressure thresholds in the adult penis. BJU Int 2007; 99: 8649

Williams, N & Kapila L. 1993 Complications of circumcision British Journal of Surgery Volume 80, Issue 10, pages 1231–1236.

Anuncios

3 Responses to No amputéis a vuestros hijos si no sabéis estadística

  1. es increible,
    meteros en google: “circuncision es error medico”, -> fraude del papiloma.
    este tema no intereso ni a medicos, jueces, fiscales, ni periodistas,,,
    se sigue negando el daño, por tanto haciendo, a pesar de la polemica, de ser irremediable, pruebas, quejas,,, al carajo el principio de precaucion, el “lo 1º no dañar”,,,

  2. Confusio dice:

    Tremendo. Los rabinos ultrortodoxos succionan el pene del recién nacido después de mutilarlo. Como resultado hay casos de contagio de herpes al bebé.
    http://esmateria.com/2013/04/11/por-que-hay-que-prohibir-el-ritual-judio-ultraortodoxo-de-succionar-el-pene-a-los-bebes/

  3. AsGa dice:

    Recojo tu guante :-)

    Como profesor, mi impresión es que (salvo que les “entrenásemos” específicamente para ello), nuestros alumnos de E.S.O. o Bachiller no serían capaces de “decodificar” siquiera ese problema…

    Buen post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: