El fraude Freud

Freud, además de un especulador dogmático y caprichoso, era poco original.

El individuo recuerda entonces los hechos que había olvidado… Un montón de viejos recuerdos que creemos muertos porque somos incapaces de evocarlos de forma voluntaria siguen vivos dentro de nosotros… Más allá de los límites de nuestra conciencia hay otros recuerdos, otras percepciones. Lo que conocemos de nosotros mismos no es más que una parte, quizá insignificante, de lo que somos.

Alfred Binet. 1892. Les altéracions de la personnalité

Binet escribía esto antes de que Freud publicase sus principales textos en los que pretendía ser capaz de interpretar nuestra mente. Freud trabajó con Binet en París y recogió la idea, que probablemente era aún más antigua y en la que ya habían reparado los filósofos que se habían ocupado del problema de la libertad y la lucha entre la razón y las pasiones. Como hubiera hecho un buen autor de novelas policíacas, combinó esta vieja idea con sus conocimientos de antropología e historia y creó un personaje literario, el inconsciente, que fue una gran aportación a la literatura del siglo XX, aunque de nula utilidad clínica.

La capacidad creadora de Freud era apabullante, elaboró explicaciones para casi todo lo que ocurría en la mente. Sin embargo, su capacidad científica para idear experimentos o estudios que demostrasen esas explicaciones era nula. O quizá pensaba que esa no era su obligación. Demostrar científicamente sus afirmaciones era una ocupación menor, indigna de su talento.

El resultado es que todo Freud es especulación. Cualquier parecido con el trabajo de un científico es pura coincidencia. El SABÍA, por intuición, cuál era la realidad que se ocultaba bajo nuestra conducta y para demostrarlo le bastaba una selección de casos que elegía cuidadosamente. El resto de casos, simplemente no existían. Y lo de menos era si el paciente se había curado o no (recordemos el caso del hombre de los lobos).

En comparación, Binet es conocido por su test de inteligencia, que todavía se emplea. Su capacidad creativa era mucho menor que la de Freud, desde luego, y no aportó nada a la literatura, pero estoy seguro de que hizo mucho más por la salud mental de la Humanidad.

9 respuestas a El fraude Freud

  1. Juan J. dice:

    Qué tal Claudio.

    1) Con respecto a las alternativas que comentas (la homeopatía, etc.) difieren del psicoanálisis en básicamente dos puntos (puntos en los que, curiosamente, además coinciden con las psicoterapias de apoyo): la presencia de la sugestión (que sólo aparece en las primeras), y la atención a la regresión (que sólo aparece en el último).
    2) ¿”Ad hominem”?, no. Me explico. Efectivamente, no hay que ser matemático para hablar de matemática, pero algo podrá aprenderse del matemático que el no matemático no podría brindarnos ¿no? El comentario no se refería a las actividades de Confusio, sino a sus fuentes de información y a su información en sí.
    3) Qué envidia. Acá, en cambio, en la práctica o en la academia, los psicólogos suelen decir para sustentar su dicho: “estudios empíricos (o científicos) demuestran…”, con lo cual, por un lado, evidencian su ausencia de criterio: creen en los estudios sin cuestionarse; y por el otro, privan al estudiante, y en general al escucha, de la posibilidad de pensar lo que se le está diciendo porque, lo que ellos dicen, sí está demostrado (verificado, comprobado, etc.) Tú puedes escudriñar tus lecturas y tomar una postura personal acerca de ellas. Acá, es muy raro ver que el psicólogo (sobre todo en formación) no ceda, como por arte de magia o con toda su fe puesta en éllo, a la apropiación gratuita del discurso científico.

    Saludos.

  2. Juan J. dice:

    “”” Sin duda el psicoanálisis es aún una ciencia incompleta (ya Freud lo había advertido), pero no habrá que olvidar que, con todo y sus lógicas debilidades, pocos métodos terapéuticos han sobrevivido a la prueba más difícil para una disciplina científica: el tiempo. “””

    Exacto! Tienes razon! Es tan científico esto como la homeopatía, el feng shu, el reiki, y el poder de la oración. Todos ellos a pesar de su falta de lógica, falta de pruebas y evidencias, y teorías extrañas, e incluso ridículas, han soportado el paso del tiempo, por ene deben ser científicas. Si aun existen es que deben ser ciertas en algún punto ¿no?

    “”Se dice, por ejemplo, que Lobos encajaría adecuadamente en lo que hoy se conocer como Border. ¿Has tratado a un Border?, ¿conoces algún caso, de cualquier terapeuta, en el que un Border se haya curado? “”

    Mmmmm ¿Ad hominem? ¿para hablar de matemática hay que ser matemático?

    “Con respecto a tu último punto, supongo que estás fuertemente influenciado por “El muro”, a partir del cual me queda claro que si alguien a adjudicado “poderes mágicos” al psicoanálisis, sin duda no han sido los psicoanalistas”

    Yo estudio en la Facultad de Psicoanálisis (AKA de Psicología ;-) ) en Buenos Aires y en una clase de la mas psicoanalítica me dieron esto para leer.

    —Las relaciones, incluso reducidas a relaciones del lenguaje, entre enfermo y médico, acaso no serían siempre esencialmente mágicas. —

    — El cualquier clínica psiquiátrica, esta impresión de violencia sorprende al espectador, violencia incrementada, por lo demás por el espectáculo. La palabras no son libres, los gestos engañan. Todo lo que dice uno, todo lo que hace el otro, enfermo o médico, es astucia, ficción o ilusionismo. Estamos en plena magia. —

    Aquí mi reseña de ese día.http://chiabai.zarcrom.net/node/619

    También en esa misma clase me aceptaron un trabajo sobre exorcismo

    http://chiabai.zarcrom.net/articulos/exorcismoterapeutico

  3. Qué tal Confusio. En verdad lamento haberte propuesto lecturas poco útiles a tus intereses actuales, creí haber entendido que me habías pedido que te indicara algún elemento experimental de Freud. Por otro lado, qué interesante que seas biólogo y qué interesante suena el material que comentas. Y definitivamente habría que ser tonto para no valorar los avances de algún empeño científico. Personalmente, creo bastante necesario que el analista esté en constante revisión de los conocimientos adquiridos por las neurociencias, por ejemplo, y que defina su accionar a partir de éstos y otros saberes (como el arte, la lingüística, etc.). Se puede vivir sin Freud perfectamente, y precisamente por eso no entiendo qué afán de atacarle. Por otro lado, veo que te refieres peyorativamente a la homeopatía y la acupuntura. No sé mucho de esas alternativas, pero sí puedo afirmar que la analogía que haces de ellas con el psicoanálisis es totalmente errónea partiendo de un elemento específico: la sugestión. Si una característica tienen las terapias profundas (como el psicoanálisis) es justamente que, al contrario de las terapias de apoyo (como la TCC, o el conductismo) en ellas no interviene la sugestión por parte del terapeuta (no recomendaré textos al respecto para no incomodar). Debo aceptar que me genera particular emoción charlar con un biólogo sobre estos asuntos, y es que, resulta curioso pensar que si por algo ha sido criticado Freud por parte de algunos psicoanálisis, es por llevar al extremo biologicista sus construcciones sobre psicología. ¿Qué puede haber más biológico que el psicoanálisis freudiano?, no lo sé. Saludos.

  4. Confusio dice:

    Y que una terapia se mantenga a lo largo del tiempo no significa gran cosa. Ahí tienes la homeopatía y la acupuntura. Resultados indistinguibles del placebo pero con un prestigio social creciente.

  5. Confusio dice:

    Estimado Juan, lamento contrariarte pero no pienso leer más de Freud. No vale la pena. Y no solo porque es un dogmático. Verás, no soy psicólogo, soy biólogo y si alguien me dice que no cree en la evolución nunca le recomendaría leer a Darwin. Es demasiado prolijo, y además, cuando escribió El Origen de las Especies, había muchísimas cosas que aún no se sabían. Hoy en día es fácil encontrar textos mucho más adecuados para explicar y demostrar la evolución.
    Por eso, que me recomiendes leer a Freud significa que no habéis avanzado mucho desde entonces. Parece que la inmensa cantidad de cosas que ha descubierto la neurobiología sobre el funcionamiento del cerebro no significan nada para vosotros.
    La psicoterapia tiene efectos negativos en alrededor de un 30% de los pacientes. Algo que vuestros pacientes tienen derecho a saber pero que no se les explica. Si, por otra parte, la eficacia de un tratamiento placebo en psicología está en torno al 20 %. Y resulta que un diseño adecuado del placebo consigue efectos similares a la psicoterapia, el balance no es precisamente impresionante (ahora estoy leyendo The Placebo Is Powerful: Estimating Placebo Effects in Medicine and Psychotherapy from Randomized Clinical Trials).
    No se ha demostrado una mayor eficacia del psicoanálisis con respecto a las terapias cognitivo-conductuales, que son más breves, de efectos más duraderos (http://psycnet.apa.org/journals/ccp/70/2/444/) y no acarrean muchos de los efectos adversos del psicoanálisis (cronificación, dependencia, aparición de nuevos síntomas, uso narcisista de la terapia por parte del paciente…).
    Otros artículos interesantes, pero de los que solo se puede consultar el abstract: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19213451, http://psycnet.apa.org/journals/ccp/64/5/973/. Y además también tengo pendiente Brainerd y Reyna 2005. The science of false memory.
    Como ves, tengo lecturas pendientes bastante más útiles y mucho más rigurosas que tu Freud.

  6. Juan J. dice:

    Qué tal Confusio. Tocas bastantes puntos. Me parece que si no conoces a fondo el trabajo de Freud y te atreves a hacer un juicio sobre él, el dogmático (y además ideológico) es otro. Segundo, ¿estás seguro de que Freud sacaba “las conclusiones que más le gustaban”?, más bien te pediría yo que me dijeras en qué te basas para afirmar eso (irónicamente, una de las críticas más recurrentes (y gastadas) a Freud es que generalmente sus conclusiones no son cómodas para nadie). Tercero, si con experimento te refieres a el establecimiento de una hipótesis de trabajo (teoría) y su corroboración o refutación en un medio con variables controladas (que por cierto, no hay que ser un erudito para saber que el ser humano es una variable incontrolable) y con un método perferctamente delimitado; mi respuesta es sí: toda la obra freudiana sería el experimento que buscas; pero para dar un ejemplo (y ponértela más fácil), podrías revisar los Tres ensayos de teoría sexual y después el caso Hans. Si los críticos del psicoanálisis (y específicamente de Freud) tuvieran la mínima decencia de informarse sobre lo que repiten (porque varias de sus críticas con ataques viejos), quizás el debate tendría mejor nivel. Si algo es conocido sobre los casos emblemáticos de Freud (entre los que obviamente se encuentra Lobos), es que el vienés equivocó no pocas veces el diagnóstico. Se dice, por ejemplo, que Lobos encajaría adecuadamente en lo que hoy se conocer como Border. ¿Has tratado a un Border?, ¿conoces algún caso, de cualquier terapeuta, en el que un Border se haya curado? Si sí, por favor también infórmame (a lo más que se puede aspirar, sobre todo con los graves, es a “convertirlos” en obsesivos). Con respecto a tu último punto, supongo que estás fuertemente influenciado por “El muro”, a partir del cual me queda claro que si alguien a adjudicado “poderes mágicos” al psicoanálisis, sin duda no han sido los psicoanalistas. No sé de dónde eres, pero podrías revisar un caso que expone Elena Ortiz (analista mexicana) sobre su trabajo con un autista (por cierto, El muro me gusta mucho) en su La mente en desarrollo. Sin duda el psicoanálisis es aún una ciencia incompleta (ya Freud lo había advertido), pero no habrá que olvidar que, con todo y sus lógicas debilidades, pocos métodos terapéuticos han sobrevivido a la prueba más difícil para una disciplina científica: el tiempo. Por otro lado, no sé a qué le llamas tú ciencia y por qué no consideras que el psicoanálisis sea una. ¿Eres partidario de Popper?… es lo de menos, pero para alguien tan apegado al “rigor científico” como pareces ser, tendría que estar implícito compartir sus estudios (o experimentos dijeras tú) que demuestren lo que afirma. Y te dejaría una pregunta que aclarará mucho (por lo menos a mí) tu idea de lo que es una ciencia (y que más bien me suena a ideología): ¿crees tú que la medicina es una ciencia? Que estés bien.

  7. Confusio dice:

    Efectivamente, conozco poco del trabajo de Freud, pero es que sus libros me tiran para atrás. Son muy entretenidos, pero desde la primera página no veo más que especulación dogmática.
    No se a qué método científico te refieres. Elegir observaciones según mi criterio, especular, sacar las conclusiones que más me gusten y someterlas al procedimiento de verificación que más me apetezca no es ningún método científico.
    ¿Conoces algo que se parezca remotamente a un experimento en el trabajo de Freud? Si es así, prometo estudiarlo con detenimiento. Quizá cambie de opinión.
    Por otra parte, creo que su obligación moral como médico era curar a Pankeyev, el hombre de los lobos. Según Freud, al revelarle el origen de su problema, el tipo se curó instantáneamente. Eso es mentira y Freud y sus partidarios lo mantuvieron escondido.
    Ejemplos actuales de esa falta de rigor y escasa ética profesional son los lacanianos franceses ocupándose de los pobres niños autistas que caen en sus garras. Es un escándalo.

  8. Freud jamás se adjudicó la originalidad de la idea del inconsciente. Por otro lado, sí creó un método científico que se ocupa de él. Habría que leer a Freud para saber que la publicación de sus casos jamás fue empleada para ganar la admiración de los médicos por su capacidad curativa; pero sí han servido más bien para ilustrar las nociones teóricas que iba alcanzando como producto de sus propias investigaciones. No sé cómo se atreven a calificarlo de dogmático sujetos que juzgan con tanta ligereza su trabajo sin conocerlo: “todo en Freud es especulación”, vaya dogma.

  9. srcincuenton dice:

    De cuando en cuando aparecen libros que muestran la poca credibilidad científica de Freud y seguidores, el último creo que fue el de M. Infray. Lo interesante es que la comunidad psicoanalítca -que en Argentina es muy grande- se consuela pensando que toda crítica es parte de la campaña de las farmecéuticas que quieren eliminar a quienes “CURAN CON LA PALABRA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: