La búsqueda (urgente) de sentido

Mortadelo-gatoEmpecé a leer un libro de Zizek, En defensa de la intolerancia, y encontré observaciones que me parecieron ingeniosas y posiblemente acertadas, sin embargo, a medida que avanzaba el asunto, sus conclusiones me parecían más y más arbitrarias. Finalmente, se puso a hablar de psicoanálisis lacaniano y a distinguir entre el pene y el falo y las consecuencias sociales y políticas de todo eso. Para entonces empecé a pensar que debería ponerme el cinturón de seguridad en el cerebro y me acordé de estas viñetas (Mortadelo y Filemón contra el “gang” del chicharrón. Ibáñez 1995).

El discurso de Zizek es generalización apresurada, búsqueda de metáforas sugerentes pero arbitrarias, de las cuales extrae causalidad donde solo hay, como mucho, una correlación. Y qué mejor para obtener metáforas y leyendas explicativas, para la búsqueda de sentido, que el psicoanálisis. El que no es capaz de encontrar un sentido a la conducta de los individuos o de la sociedad  con ayuda del psicoanálisis demuestra que es extremadamente torpe. Utilizando el psicoanálisis seríamos capaces de encontrar sentido al movimiento browniano o a las manchas de humedad de la pared.

Si el psicoanálisis ya es una estafa intelectual, imagínense qué puede esperarse de un charlatán como Lacan, que recurre a un galimatías matemático innecesario solo para impresionar a sus lectores. Sus libros, deliberadamente oscuros y pedantes, son como el razonamiento del tipo del bigote, o el de Zizek, una masturbación mental con apariencia estructurada.

Lo que no quita que algunas observaciones de Zizek me sigan pareciendo acertadas. De un sistema de razonamiento arbitrario puede obtenerse cualquier cosa. Incluso retazos de la verdad.

3 respuestas a La búsqueda (urgente) de sentido

  1. Hay un libro de un ex-psicoanalista, Jacques van Rillaer, titulado “Las ilusiones del psicoanálisis”, en el que se realiza una crítica durísima del psicoanálisis, aludiendo precisamente al lenguaje deliberadamente confuso y acientífico del psicoanálisis lacaniano. Para van Rillaer, las teorías de Freud, aunque erróneas, estaban formuladas en un lenguaje claro y elegante. La prosa de Lacan, en cambio, tiene que ser interpretada, como si se tratase de un texto religioso o de las mismísimas profecías de Nostradamus. Este hecho, de por sí, ya invalida las pretensiones científicas de la teoría psicoanalítica. Van Rillaer extiende su crítica, por supuesto, y analiza uno por uno los conceptos fundamentales de la teoría analítica y de la cura analítica. Aunque salva las buenas intenciones de Freud, condena al psicoanálisis como una teoría y práctica acientíficas a pesar del prestigio de que gozaban todavía al final del siglo XX. Es cierto que en estos últimos años ha decaído mucho, substituído quizá por una psicología conductista y biologicista que aun siendo más científica se presta también a excesos, en este caso ultracientifistas.

  2. Plotino dice:

    “Lo que hay de cierto en Freud no es nuevo, y lo que hay de nuevo en Freud no es cierto.” Lo leí en

    http://chiabai.zarcrom.net/frases

    el blog de un psicólogo argentino disidente

  3. Plotino dice:

    La impronta de Freud y el psicoanálisis es una de las más pegajosas lacras que arrastra la cultura occidental. Es una especie de escolástica de la mente. Los que la practican creen que lo entienden todo y en realidad no entienden nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: