Conspiraciones recalentadas

Conspiranoico

Studs Kirby en el aire. Peter Bagge 1987

Ya nos podemos preparar para oir conspiranoicos. Para este septiembre saldrá a la luz el 5º informe del Panel Internacional de Expertos en el Cambio Climático (IPCC). Me refiero a los resultados del grupo de trabajo I, que es el que se ocupa de las bases científicas. Una síntesis de su anterior informe puede descargarse aquí.

Es imprescindible haber leído el informe para opinar sobre este asunto, sobre todo si se pretende defender alguna opinión “heterodoxa” a las que tan aficionados son algunos blogueros. Pero si lo que se pretende es confundir a la gente y hacer demagogia política, efectivamente, no hace falta leérselo.

Es de esperar una desenfrenada actividad negacionista alimentada por el dinero de las instituciones financiadas con el petróleo de la Exxon y el grupo Knox principalmente. A ello habrá que sumar la actividad amateur de los blogueros de derechas y conspiranoicos en general que repetirán alguno de los siguientes argumentos:

-Es mentira, no hay calentamiento. En realidad viene una glaciación.

-Es el Sol, porque todos los planetas se están calentando.

-Son los rayos cósmicos los que provocan el calentamiento.

-Los rayos cósmicos están provocando un enfriamiento.

-Ha habido más CO2 en la atmósfera en el pasado. Y el CO2 es buenísimo, deberíamos producir más.

-Los datos están tergiversados.

-El calentamiento se paró en 1998, (o en 1988 o en 2003).

-Al Gore cobra mucho, viaja en primera clase y lleva ropa cara.

Lo más increíble es que estos personajes son capaces de mantener varias de estas opiniones a la vez. ¿Qué pasa con estos clima-escépticos? ¿Por qué no se lo creen?

Aquí tenemos una investigación al respecto hecha por psicólogos. La conclusión es que los escépticos climáticos son refractarios a la evidencia. Ignoran selectivamente el aluvión de datos a favor del cambio climático antropogénico para centrarse de forma obsesiva en las tres o cuatro evidencias escogidas que parecen ponerlo en duda. Es una postura conspiranoica equivalente a la de los que no se creen lo de que el hombre llegó a la Luna. Como ellos, caen en contradicciones de bulto. Los conspiranoicos del alunizaje están convencidos de que el hombre no ha estado en la Luna, que fue un montaje, pero acto seguido se muestran de acuerdo con la posibilidad de que los astronautas encontrasen extraterrestres en la Luna y, finalmente, su conclusión es que “hay algo oculto en todo eso”. Una empanada mental muy propia de personas que no están realmente interesadas en el tema, sino en mantener una opinión discrepante, puro esnobismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: