5 tonterías que se dicen sobre Mercator

Ayer Google celebraba el 503 aniversario de Mercator. Supongo que el 500 se les pasó, como a mí. En el ABC encargan el artículo al becario de turno que, haciendo una búsqueda rápida en internet, encuentra suficiente material para construir unas cuantas frases entre alarmantes y desconcertantes, ideales para titulares:

¿Y si España no está donde marcan los mapas? Dios mío, igual estamos en África y nadie nos ha informado.

El legado de Mercator está en entredicho. Efectivamente, gracias a los malos periodistas, personas que no saben qué es una proyección ahora creen que hay algo perverso en todo este asunto, aunque siguen sin saber qué es una proyección.

Los países no están donde creemos que están. Europa y Norteamérica deberían estar mucho más al norte. Eso les sucede a las personas que no son capaces de identificar la línea del ecuador, que suele salir más gruesa. Parece que Mercator y sus secuaces fueron empujando a los países del sur hacia abajo para demostrar la superioridad occidental.

El mapa de Mercator sigue siendo el más popular (…) porque calcula bien las distancias en los rumbos de Europa hacia América. ¡Qué mal explicado! Las distancias no, lo que se obtiene de un Mercator son los rumbos, el ángulo con respecto al norte verdadero. Las distancias deben corregirse, porque precisamente parecen mucho mayores cuanto más nos acercamos a los polos. ¿Y por qué dice sólo de Europa a América? ¿para otros rumbos no?

En otros medios encontramos un poco más de lo mismo:

Un mapamundi al servicio del imperialismo. Es una proyección que sirve para navegar (ya lo explicamos extensamente aquí), pero hay quien cree que si los africanos y los indios miran mucho este mapa, se sienten inferiores y se rinden. Curiosamente, los australianos y los neozelandeses no. Por otra parte, tampoco se explica cómo es que también la utilizaron los comunistas:

Los comunistas también usaban la proyección Mercator

-Y por último la fastidiosa mención al mapamundi Peters (que no proyección), como la visión real, justa y solidaria del mundo. Se olvidan de explicar que es la única “proyección” sujeta a derechos de autor y que es completamente eurocentrista porque condena a los ciudadanos del tercer mundo a ver sus países deformados, estirados como si fueran de chicle.

Pero este curioso asunto de los mapamundis y nuestra visión del mundo, polémica en su momento, es un ejemplo de cómo el mito posmoderno de la perversidad de la ciencia ha calado entre la intelectualidad. Parece que en ciertos círculos universitarios y periodísticos siempre se está a la espera que alguien diga:”¡los científicos nos han estado engañando todo este tiempo!”. Sea quien sea el que denuncie el supuesto engaño, sabe que va a contar con un coro entusiasta entre aquellos que no saben resolver una ecuación de segundo grado. El resultado final suele ser el ridículo.

Anuncios

One Response to 5 tonterías que se dicen sobre Mercator

  1. Alberto dice:

    No eres más bobo porque no entrenas… espera, sí que lo haces :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: