Climatólogos al banquillo

21 octubre 2012

Ser climatólogo se está volviendo una profesión peligrosa. Fundaciones creadas por el sector petrolero y del carbón, con nombres que suenan a científico, se dedican a pedir toda la información pormenorizada. Buscan errores o cosas que puedan parecerle errores a un juez (un juez que no sabe gran cosa de ciencia, por lo general) y acusan al científico de tergiversar la información. Políticos del partido republicano (el brazo político de la Exxon) piden cuentas detalladas de los presupuestos de los investigadores. Todo eso acompañado de un bombo mediático convenientemente coordinado. Los climatólogos reúnen fondos para hacer frente a estas demandas.

Supongo que se trata de atacar antes de ser atacados. Cuando las consecuencias del cambio climático se están traduciendo en catástrofes ambientales muy costosas, las principales beneficiarias de la quema de combustibles fósiles están viendo que, antes o después, serán llevadas a los tribunales. Espero que así sea, al menos por sus actividades intoxicadoras.

Anuncios

Exxon y la guerra sucia del clima

9 junio 2012

Los hombres de la Exxon buscando climatólogos… No, en realidad son policías de Nueva Guinea Papua que defienden a la compañía ante las protestas de los nativos

Me quería dedicar a la posmodernidad, pero hay cosas más urgentes. El periodista y ganador de dos premios Pullitzer Steve Coll ha escrito un libro sobre la Exxon. Una compañía que maneja unos ingresos y unas inversiones superiores a los de la mayoría de estados del Mundo (más que Noruega, por ejemplo). Se ha dicho de ellos que son el brazo económico de partido republicano de los EEUU, pero Coll dice que eso es caer en la ingenuidad. Más bien el partido republicano es el brazo político de la Exxon; ya Bush dijo en una ocasión que “a esos chicos nadie les dice lo que tienen que hacer”. Me temo que ellos no tienen tantos miramientos con el Presidente y ya han montado varias guerras por un quítame allá esos yacimientos.

Gran parte del libro está dedicado a las maniobras de la compañía en Indonesia y cómo han apoyado a la dictadura. Cuerpos paramilitares contratados por la Exxon actúan como un ejército, matan insurgentes y detienen a civiles.

Hay un capítulo dedicado a su campaña contra los climatólogos. Exxon ha creado fundaciones y revistas supuestamente científicas para dar cobertura a una falsa controversia sobre el cambio climático. La polémica ha sido fabricada a base de dólares y han aprendido mucho de los errores de las tabaqueras en el debate sobre el tabaquismo pasivo.

Lo más importante ha sido el manejo de la opinión pública y de los periodistas. Sospecho que algunos blogueros negacionistas deben recibir algún tipo de financiación por parte de alguna de esas fundaciones. Los hay que publican una y hasta dos entradas diarias sobre el tema en un incansable ejercicio de bombardeo. No exagero, los blogueros a sueldo existen. No tenéis más que consultar la página de Zync, por ejemplo, donde se publican ofertas y muchos se ofrecen para escribir opiniones sobre lo que sea a cambio de dinero.

Creo que va siendo hora de pedir responsabilidades penales por lo que constituye el mayor crimen de lesa humanidad de nuestro tiempo.


Cómo vivir del negacionismo

26 septiembre 2011

La Universidad de Cagliary ha detectado en su contabilidad que existe un flujo de dinero proveniente de las petroleras del que se benefician algunos destacados negacionistas del cambio climático.

Una entidad denominada Amigos de la Ciencia y un profesor de ciencias políticas de la universidad controlaron un presupuesto de 507.975 dólares para actividades de divulgación de tesis negacionistas, elaboración de un vídeo y otros eventos con todos los gastos pagados para los participantes y jugosas minutas para los organizadores (100$ la hora). Además, la maniobra permite a las petroleras evadir impuestos porque, sobre el papel, se trata de donaciones a instituciones científicas.  Amigos de la Ciencia recibe generosas donaciones de Talisman Energy, una petrolera con sede en Alberta, que también paga a empresas de relaciones públicas (APCO Worldwide) para que, siguiendo un detallado y “estratégico” plan de comunicación, coordinasen las “cartas de expertos” en apoyo del video, obtuviesen cobertura de los medios de comunicación y promoviesen la publicación artículos de opinión favorables en los principales periódicos para promocionar el producto. Finalmente, una auditoría interna reveló que estos fondos estaban siendo utilizados para actividades políticas comprometiendo el nombre de la Universidad, que ha cortado relaciones con los supuestos “Amigos de la Ciencia”.

En Canadá el asunto ha despertado críticas severas en la prensa (esta y esta, por ejemplo) por el escaso control de la Universidad sobre este tipo de donaciones descaradamente subordinadas a intereses comerciales. La investigación continúa para aclarar posibles casos de “doble facturación”.
Entre los gastos se incluía un regalo de 541 dólares, junto con los gastos de viaje para la astrofísica norteamericana Sallie Baliunas, una negacionista “de lo que se le pida“.  Baliunas es conocida por un artículo polémico que cuestionó en 2003 el calentamiento global del siglo XX, co-escrito con Willie Soon, que ha recibido más de 1 millón de $ de​ Exxon -Mobil, el Instituto Americano del Petróleo e Industrias Koch que, según él, no influyeron en su investigación.
Parece que ser negacionista o calculadamente ambiguo sobre el tema puede ser rentable, a juzgar por las cantidades que se manejan. La Royal Society, la más prestigiosa institución científica de Reino Unido, estima que las inversiones de Exxonmobil destinadas a este tipo de cabildeo fueron de casi $ 3 millones en el año 2005  y, en una declaración pública sin precedentes, instó a la empresa a detener sus prácticas intoxicadoras en el mundo de la ciencia. La empresa dijo que de acuerdo, que no lo harían más… Pero por lo que se ve, el dinero del petróleo sigue fluyendo.