Quesitos

26 noviembre 2014

Quesitos


Un OVNI sobre Delf

26 octubre 2014

Theo Jansen es un escultor holandés conocido por ser autor de unos fascinantes andadores que se mueven como artrópodos por la playa. En este vídeo suyo se pueden ver las imágenes de una gamberrada simpática que hizo cuando era joven. A partir del minuto 44 se puede ver el OVNI que construyó y soltó sobre Delf (la ciudad de Vermeer). Las opiniones de los testigos quedan recogidas en los últimos minutos del documental.

Es sensacional comprobar como la gente adereza sus impresiones con detalles de su cosecha. Al final el objeto, que no es más que un globo con una silla de bar colgada, se mueve a una velocidad asombrosa, emite ruidos y produce a su paso una extraña onda de calor. Lo mejor son las opiniones de los ufólogos, que rizan el rizo del absurdo y que demuestran que el genial personaje de la Pulga Snob no es mucho más farsante que sus colegas tridimensionales.


Por qué no hay que divulgar los vídeos de la monja de la gripe (CENSURADO)

15 octubre 2014

Hay personas de mi entorno familiar que me preguntan por qué no deben hacer caso a los vídeos de Teresa Forcades en los que dice que cura la malaria, el ébola y el garrotillo con una especie de lejía y por qué deben hacerme caso a mí. El asunto merece una respuesta detallada.

De entrada podría decir que yo no vendo nada ni quiero que me voten, pero viendo la cantidad de chiflados desinteresados que hay en internet, supongo que eso no es garantía de nada. Así que no tengo demasiados argumentos para convenceros de que consultéis mi blog. No lo hagáis si no os apetece. Hay otros mucho mejores. Sin embargo, denunciar a los mentirosos es algo que todo el mundo debería hacer por el bien común. Es una obligación moral.

Además, creo que es urgente y necesario que la gente deje de conceder credibilidad a todos los magufos que salen por Youtube. Voy a explicar por qué.

Me he decidido a escribir la típica lista “las diez cosas que…”. He leído por ahí que si explicas las cosas en forma de lista numerada, tienes más lectores. Vamos a probar. También usaré el recurso de considerarme censurado y perseguido, que también tiene mucha tirada. Además es verdad, me censuran los comentarios en Youtube.

POR QUÉ NO DEBES CONFIAR EN LOS VIDEOS DE TERESA FORCADES, PÀMIES Y OTROS VENDEMILAGROS Y POR QUÉ NO DEBES DARLES DIFUSIÓN.

¡LAS DIEZ RAZONES QUE NO QUIEREN QUE SEPAS!

Leer el resto de esta entrada »


Platillos borrosos

10 octubre 2014


Thor Heyerdahl: el vikingo saqueador de la antigüedad

6 octubre 2014
Thor con unas esculturas erigidas por egipcios rubios.

Thor con unas esculturas erigidas por egipcios rubios.

El homenaje de algunos medios a Thor Heyerdahl, con Google a la cabeza, ha acentuado mi cinismo otoñal. Una cosa así me hace constatar el poquísimo valor que le da la sociedad a algo que para mí es importante: la verdad.

Es posible que Thor Heyerdahl no mintiese porque se creía sus propias mentiras, pero cuando uno contempla el parque temático que montó este señor en Tenerife en las llamadas pirámides de Güimar (contemplar desde lejos y sin pagar, por supuesto) y la falta de honradez con la que se presentan al público todas sus fantasías sobre viajeros fabulosos de la antigüedad, uno siente que está ante una mentira grotesca que obtiene rentabilidad económica de la ignorancia. Mejor dicho, se aprovecha de la curiosidad de personas sin formación.

La patochada de las Pirámides de Güimar seguirá abierta y dando dinero mientras exista un público crédulo, mal informado y consumidor habitual de basura sensacionalista al estilo de Milenio3. Allí se explican un montón de patrañas de tufo racista sobre el origen de las civilizaciones americanas, la Atlántida, los misteriosos viajeros rubios y altos que llevaron la civilización a la América precolombina y, por supuesto, también salen los templarios. También se ha tergiversado convenientemente el origen de la Pirámides de Güimar para hacer creer que son mucho más antiguas.

Para los que sientan curiosidad, las pirámides de marras son un montón de piedras retiradas de los campos de cultivo y dispuestas ordenadamente que no tienen ni 200 años. Hay muchas parecidas repartidas por todas las zonas agrícolas de Canarias. El informe arqueológico era contundente: la construcción es de alrededor del XIX, como otras tantas y servía probablemente como secadero de higos y cochinilla. Pero eso, con no contárselo al público, asunto solucionado. Unos escasos restos de cerámica guanche de una cueva cercana (muy anterior a las pirámides) han sido sacados de contexto para dar el pego.

Los-atlantesmala-punteria

Los atlantes (o los masones) apuntaban francamente mal.

Masones al rescate

Dos astrofísicos, Belmonte y Esteban, visitaron el lugar y pergeñaron una hipótesis bastante peregrina según la cual, las pirámides fueron construidas en el XIX siguiendo las indicaciones del propietario del terreno, que era un masón, que pretendía hacer una especie de templo dedicado al culto solar al estilo de los egipcios. Haciendo un alarde de especulación gratuita y falta de profesionalidad encontraron hasta trece orientaciones astronómicas en el “monumento”, que finalmente redujeron solo a dos y siempre que se tomen “un poco a ojo”. En la foto de la derecha se ve que la pared del primer término apunta al lugar donde se pone el Sol, aunque se detecta a simple vista que hay un error de algunos grados. Cabría preguntarse si no sucede lo mismo con cualquier edificio elegido al azar. Porque estar orientado “a ojo” hacia el punto donde se pone el sol durante el verano, traducido al castellano quiere decir que la construcción sigue una dirección este-oeste en su eje más largo. Una propiedad que cumplen un 20% de las construcciones del mundo. El resto de “alineaciones” de los montones de piedras son tan rebuscadas que no hay edificio que no las tenga. Los astrofísicos especularon ingenuamente con la orientación del edificio y sufrieron el ridículo de verse citados por los esotéricos como autoridades científicas que daban la razón a sus delirios. Los astrofísicos han intentado denunciar las tergiversaciones de la empresa que explota las pirámides y de una ONG magufa  llamada Confederación Atlántida, aunque con escasa difusión. También los arqueólogos denunciaron en la prensa que los materiales arqueológicos prehispánicos habían sido excavados sin autorización y cambiados de lugar.

Molinero Polo, profesor de Historia Antigua de la Universidad de la Laguna deja bien claro que la orientación de las pirámides es completamente casual y debida a la orografía del terreno, que el interés de los masones por Egipto es muy reciente, posterior a la construcción; la orientación astronómica de las pirámides egipcias es cardinal (N, S E y W) y no tiene que ver con los solsticios, y que, en cualquier caso, es un aspecto de las pirámides que se ha divulgado en fecha reciente. En resumen, que el conjunto no tiene relación con ningún edificio ni ceremonia masónica.

Lo más lamentable de todo este cúmulo de despropósitos y falsedades es que vemos a una serie de científicos locales burlados y utilizados por embaucadores sin escrúpulos. Que el montaje estuviera capitaneado por un nórdico famoso y rico empeoró aún más las cosas. Se metieron en un berenjenal del que no han conseguido salir sin menoscabo de su credibilidad.

 


El hombre de los lobos aúlla de nuevo

5 octubre 2014
La Terapia. Miguel Brieva. 2007

La Terapia. Miguel Brieva. 2007

 

Hacia tiempo que no arremetía contra el psicoanálisis que, para comenzar suavemente, diré que considero que es la mayor estafa intelectual del siglo XX y cuya base científica es más o menos la misma que el chicle de clorofila.

Acabo de leerme tres artículos escritos por psicoanalistas aparecidos en la revista Mente y Cerebro en los que se pretende que las nuevas técnicas demuestran que el psicoanálisis tiene una base real. En uno de ellos se explica que pacientes depresivos, después de quince meses de terapia, sienten menos angustia y menos miedo al tratar imágenes o relatos con carga dramática. Comparan a sus pacientes con gente que no hace terapia y encuentran diferencias significativas.

Sin entrar en cómo han medido estas diferencias, porque no sé lo suficiente del asunto, sí que veo un error elemental en el diseño del experimento. Como sucede con los que reiteradamente dicen demostrar las bondades de la meditación, el truco está en comparar con gente que NO HACE NADA. A mi entender, demostrar que la terapia psicoanalítica funciona requiere comparar la intervención del psicoanalista con un placebo. El placebo sería la misma terapia, pero despojada de sus elementos psicoanalíticos. Es decir, con alguien que te escucha, ajeno a tu entorno, alguien neutral, amigable o distante, según la necesidad del paciente, con el que puedes hablar a fondo de tu problema y que te propone estrategias de superación, pero sin intentar descubrir ningún conflicto infantil latente. Sin jugar a detectives.

El trabajo ya ha sido hecho y sus resultados, publicados en 2005, no dejan en buen lugar a la psicoterapìa (a ninguna de ellas), especialmente contra la depresión. Los resultados son indistinguibles de un placebo bien diseñado. Lo importante, en primerísimo lugar, es el terapeuta. Este estudio de Hyland, entre otros, demuestra que lo importante es el “efecto humano” y no la terapia que se siga.

Si un actor que se comporta y habla como un psicoanalista, propone al paciente un conflicto elegido al azar del conjunto de conflictos típicos (tipo “su padre era muy autoritario”), obtiene resultados estadísticamente indistinguibles del auténtico psicoanalista.

Es como si al enfermo estuviera tomando una combinación de fármacos. Si se cura, todos los fabricantes de todos los fármacos van a atribuirse el éxito. Y los estudios que he citado demuestran que los elementos psicoanalíticos de la terapia son los menos útiles. Me consta que muchos terapeutas ya se han dado cuenta. Las instituciones científicas hace tiempo que desaconsejan a los terapeutas buscar traumas ocultos, recomiendan más bien enseñar al paciente a encontrar recursos propios para superar sus síntomas. El terapeuta ya no es el héroe que emplea sus artes de detective como Sherlok Holmes en busca de Moriarty.

Sin embargo, hay esperanza. Los efectos de esa enfermedad llamada ecuanimidad pueden ser devastadores para los terapeutas, pero muy positivos para los pacientes. Afortunadamente, la mayoría de los psicoterapeutas tiene más interés en ayudar a sus pacientes que en ser los protagonistas de una novela de detectives. Así están reconociendo que las terapias habituales tienen una efectividad pobre y que, en muchos casos están contraindicadas. Según sus propios datos, hasta un 30% de los pacientes EMPEORA después de la terapia. Evaluarlo estadísticamente ya es un cambio de actitud positiva porque muchos psicoanalistas se negaban a entrar en esas valoraciones “cientifistas” de su trabajo.

Una vez admitido que una terapia tiene que ayudar al paciente a superar su problema y que esa mejora puede ser medida por procedimientos objetivos y contrastada por observadores independientes, se inicia un proceso paulatino que forzosamente lleva a desacreditar todo el legado de Freud.

La objeción fundamental que puede hacerse a la teoría psicoanalítica es que no existe la más mínima evidencia empírica de que en nuestro cerebro ande ocultándose un ente estructurado (el ello) que se dedique a hacernos la puñeta. También existen sospechas razonables de que los supuestos traumas infantiles que salen a la luz a través de la terapia son invenciones surgidas a medias entre la memoria del paciente y la imaginación de su analista. La investigación sobre los procesos por los que se generan falsos recuerdos está avanzando mucho, como explicamos aquí. Nuestra memoria es muy influenciable y la frontera entre recuerdos e imaginación es difusa. Los psicoanalistas no observan ninguna precaución respecto a esa frontera. No les preocupa saber en qué lado se encuentran. La represión, pieza fundamental en el discurso psicoanalítico, tampoco aguanta bien el paso del tiempo. Hasta ahora no hay pruebas empíricas serias que demuestren que nuestra mente reprime activamente recuerdos. Por desgracia para muchos pacientes, sucede más bien lo contrario.

 


Ratón de biblioteca

16 septiembre 2014
Anuncio para una librería. R. Crumb 1984

Anuncio para una librería. R. Crumb 1984

 

Hace tiempo que no escribo nada porque buscando información me distraigo demasiado. Pero gracias a eso uno encuentra pequeños paraísos. He aquí una página para perderse:

 

http://www.bne.es/es/Catalogos/BibliotecaDigitalHispanica/Inicio/index.html


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 30 seguidores